Árido visto

El árido visto ofrece una amplia variedad de texturas y de colores, ya que hay muchas posibilidades decorativas, mezclando árido de varios tamaños y colores con el hormigón pigmentado.

El hormigón desactivado es una solución sencilla y fiable para lograr un pavimento elegante, natural y extremadamente resistente a cargas pesadas y condiciones climatológicas adversas. Ideal para conseguir espacios singulares y refinados, proporcionando una imagen cuidada y bien conservada.

Ventajas

Resulta especialmente idóneo para su aplicación en aceras, urbanizaciones, pasos peatonales, jardines, cascos urbanos históricos.

Diversidad de colores y acabados para obtener pavimentos versátiles.

Puesta en obra de manera rápida y eficiente, mínimas molestias.

Muy resistente a cargas pesadas y al desgaste.

Acabado antideslizante para evitar resbalones.

Imagen estética y agradable a la vista.

Modo de aplicación

Se obtiene mediante la aplicación de un desactivante químico que actúa como retardante y retrasa el fraguado de la capa superficial del hormigón, al mismo tiempo que el resto del hormigón de la capa continua con su proceso normal de endurecimiento. Posteriormente se procede a eliminar la capa superficial mediante lavado con máquina de agua a presión, dejando al descubierto el árido previamente escogido por el cliente. Seguidamente se aplica la capa de sellado, pulverizando el producto de curado en una capa fina, continua y uniforme.